Judas, inquieto, contemplaba a Jesús. ¿Acaso el Maestro no se daba cuenta de que sus palabras resultaban difíciles de aceptar para la multitud? ¿A qué venía esa insistencia en decir que debían comer la carne y beber la sangre del Hijo del hombre para tener vida? Si seguía con ese discurso, ¡perderían a los nuevos discípulos!

Jesús enseña a la gente junto al mar, James Tissot, 1886-1896 (Brooklyn Museum)

En efecto, muchos de los nuevos seguidores de Jesús se habían escandalizado. Decían: «Su modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?». Jesús, sabiendo que lo criticaban, les preguntó: «¿Os escandaliza que haya dicho que quien me come vivirá por mí?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, hay algunos de vosotros que no creen. Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí si el Padre no se lo concede».

La decepción se apoderó del corazón de varios de los discípulos; también del de Judas. Si hasta ahora habían seguido a Jesús, no era precisamente por intereses espirituales. Por eso, si el Maestro no estaba dispuesto a ser el tipo de líder que ellos querían que fuera, lo mejor era abandonarlo.

Desde entonces, muchos discípulos de Jesús se echaron atrás y no volvieron a ir con Él. Jesús, dolido por la falta de fe, dirigió su mirada a los apóstoles que Él mismo había llamado. Cuando sus ojos se cruzaron con los de Judas, les preguntó: «¿También vosotros queréis marcharos?». Judas desvió su mirada hacia el suelo, sin decir nada. Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios».

Lecturas del XXI Domingo del Tiempo Ordinario

Leer

Primera lecturaJosué 24, 1-2a. 15-17. 18b
SalmoSalmo 34 (33)
Segunda lecturaEfesios 5, 21-32
EvangelioJuan 6, 60-69

PREGUNTAS PARA MEDITAR Y ORAR

1. ¿Cuál es mi actitud ante las enseñanzas de Jesús y del Magisterio de la Iglesia?

2. ¿Me he dejado llevar por la mundanidad espiritual? (Lee lo que dice el Papa Francisco en Evangelii Gaudium, nn. 93-97)

3. ¿Dedico tiempo a la oración, a estar a solas con Jesús?

Un comentario en “Palabras de espíritu y vida

  1. Señor a donde voy a ir si tú tienes palabras de vida eterna. Aunque me pasen cosas no muy agradables debo perseverar y amarte I seguirte. Dame fortaleza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s