Servidor de todos

jesus-lavando-pies-san-pedro-detalle

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos... Jesús, siempre dispuesto a acoger a quien lo necesitara, procura pasar desapercibido en esta ocasión. No huye de la multitud ni por egoísmo ni por comodidad, sino porque la labor que le ocupa es de suma importancia y requiere toda su atención: la formación de sus discípulos.

Leer Más

La Cruz, gloria nuestra

cristo-abrazado-cruz-greco-detalle

Por las tierras de Galilea y de Judea, el nombre de Jesús de Nazaret pasaba de boca en boca. Las gentes comentaban las enseñanzas y los prodigios del nuevo maestro, del que, sin embargo, apenas sabían algo con certeza. Por eso, algunos se aventuraban a afirmar que se trataba de Juan el Bautista, que habría resucitado después de que Herodes lo hubiera mandado a decapitar; otros, en cambio, decían que era el profeta Elías, que tenía que volver antes del Mesías; otros, por su parte, sostenían que era otro de los profetas.

Leer Más

Effetá

curacion-sordomudo-icono-detalle

Se encontraba Jesús en los límites de Galilea cuando le presentaron un hombre sordo, que, además, apenas podía hablar. Quienes acompañaban al enfermo le pidieron al Señor que le impusiera la mano para curarlo, como había hecho ya con tantos otros.

Leer Más

Limpios de corazón

angeles-adorando-corazon-jesus-detalle

Algunos fariseos y escribas se fijaron en que algunos discípulos de Jesús comían sin antes lavarse las manos. Enseguida miraron al Maestro de forma inquisitiva. Le preguntaron: «¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de los mayores —que no comían sin antes lavarse las manos, restregándolas bien— y comen el pan con las manos impuras?».

Leer Más

Palabras de espíritu y vida

jesus-ensena-gente-cerca-mar

Judas, inquieto, contemplaba a Jesús. ¿Acaso el Maestro no se daba cuenta de que sus palabras resultaban difíciles de aceptar para la multitud? ¿A qué venía esa insistencia en decir que debían comer la carne y beber la sangre del Hijo del hombre para tener vida? Si seguía con ese discurso, ¡perderían a los nuevos discípulos!

Leer Más

Magníficat

asuncion-virgen-cabezalero-detalle

Desde que lo pronunció por primera vez en la casa de su pariente Isabel, el Magníficat no dejó de resonar en el corazón de María. Algunos de sus fragmentos hallaron perfecta repercusión en los acontecimientos posteriores de su vida: su espíritu se había alegrado en Dios al nacer el Niño Jesús; durante la vida pública del Señor, había contemplado las proezas obradas por su brazo —desde las curaciones milagrosas y los exorcismos hasta los más mínimos detalles de caridad—; y, en el Calvario, había experimentado el modo como Dios derriba a los soberbios y enaltece a los humildes.

Leer Más

Horizonte de vida

disputa-sacramento-rafael-detalle

Jesús oía el murmullo de la multitud que lo rodeaba. Desde que había afirmado que Él era el pan bajado del cielo, varios de los que lo escuchaban comenzaron a hacer gestos de desaprobación. Comentaban entre sí: «¿Cómo puede decir este que ha bajado del cielo? ¿Acaso no es el hijo de José? Conocemos a su padre y a su madre».

Leer Más

Corazón de pastor

murillo-cristo-joven-buen-pastor-detalle

Después de predicar en las aldeas a las que Jesús los había enviado, los apóstoles volvieron a reunirse con Él. Uno tras otro, le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado. El Maestro los escuchaba complacido, con una sonrisa, que de vez en cuando desaparecía cuando le hablaban de algún enfermo o endemoniado con que se habían encontrado.

Leer Más