En esta sección encuentras unas recreaciones narrativas del Evangelio de cada domingo, que tienen como objetivo ayudarte a participar de cada pasaje «como un personaje más».


sermon-montana-fra-angelico

Hacia la cima

La muchedumbre se agolpaba en torno a Jesús. Él, a duras penas, consiguió abrirse paso y comenzó su ascenso hacia la cima de la colina que tenían al lado. Más de la mitad del gentío decidió entonces volver a sus casas; ya habría tiempo de escuchar nuevamente al Maestro sin necesidad de subir al monte.…

moises-tablas-ley

Lo más importante

Los fariseos estaban contentos. Sus rivales, los saduceos, habían querido dejar en ridículo a Jesús haciéndole una pregunta capciosa, pero él no había caído en la trampa. «Ya es hora de mostrarles a esos saduceos quiénes son los que valen aquí —dijo uno de los fariseos, maestro de la ley, a sus compañeros—. Ya veréis…

moneda-cesar-Dios

¿A Dios o al César?

Jesús vio que un grupo de fariseos y herodianos venían hacia Él. Resultaba rarísimo verlos juntos. Los fariseos, celosos de la Ley de Dios, se oponían a la presencia de los romanos en la Tierra Prometida; los herodianos, en cambio, eran muy amigos de Roma.

parabola-gran-banquete-monogramista-brunswick

Los elegidos

Los sumos sacerdotes Caifás y Anás, y algunos ancianos del pueblo observaban con desconfianza a Jesús. Él también los veía, pero su mirada no reflejaba desconfianza, sino una honda decepción.

speculum-humanae-salvationis-detalle

Frutos

El sumo sacerdote y los ancianos del pueblo ardían de ira. No podían permitir que Jesús dijera de ellos que de boca para afuera se jactaban de ser muy creyentes y de pertenecer al pueblo elegido, pero que su corazón y sus obras estaban lejos de Dios. ¿Quién se creía aquel hombre para juzgarlos?

parabola-dos-hijos-mironov

Arrepiéntete

Los dos hombres caminaban por el atrio del Templo. Uno era el sumo sacerdote; el otro, uno de los venerables ancianos del pueblo judío. Mientras andaban, se dieron cuenta de que un grupito de personas se había reunido en torno a Jesús, que les enseñaba. En voz alta para que le oyeran, el sumo sacerdote…

parabola-jornaleros-vina-brand

¿Envidia?

Jesús escuchaba desde lejos la discusión que tenían los discípulos entre sí. Ellos ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del Maestro. «Cuando Jesús instaure el Reino, yo ocuparé el primer lugar», decía uno, «porque yo fui el primero en seguirlo». «Sí, pero yo he trabajado más que tú», replicaba otro.

james-eckford-lauder-parabola-perdon

La medida del perdón

Pedro se sentía orgulloso. Notaba que las enseñanzas de Jesús iban dejando huella en su corazón. En concreto, percibía que él —que a veces era tan impulsivo— ya no saltaba a la primera cuando alguien lo ofendía, sino que sabía mantener la calma e incluso perdonar.

Perdonar y corregir

Jesús, como tantas veces, exhortaba a los discípulos a vivir la caridad entre ellos: «No debáis nada a nadie, a no ser el amaros unos a otros; el que ama al prójimo ha cumplido plenamente la Ley. Cualquier precepto se compendia en este mandamiento: Amarás a tu prójimo como a ti mismo».

cristo-coronado-espinas-van-honthorst-detalle

De la burla a la gloria

Simón no cabía en sí de felicidad. Jesús acababa de admitir que era el Mesías, el Hijo de Dios, y le había cambiado el nombre a él, a Simón, por el de Pedro, porque sería la piedra sobre la que edificaría su Iglesia. La alegría de Pedro, sin embargo, desapareció muy pronto.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.