En esta sección encuentras unas recreaciones narrativas del Evangelio de cada domingo, que tienen como objetivo ayudarte a participar de cada pasaje «como un personaje más».


La luz del cristiano

Así como Jesucristo es luz —«Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12)—, así también Él mismo desea que sus discípulos sean luz: «Vosotros sois la luz del mundo» (Mateo 5, 14). El Señor quiere que la luz del cristiano brille «ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a…

Humildad

Una de las grandes tentaciones de la vida cristiana es creer que, de alguna manera, debemos «ganarnos» el amor de Dios. Buscamos la manera de presentarnos intachables ante Él y si llegamos a equivocarnos, nos frustramos, pensando que no hemos estado a la altura. La tristeza invade entonces al alma y la desesperanza la paraliza.

Evangelizar es iluminar

«El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló» (Isaías 9, 1). Esta profecía de Isaías se cumple en Jesucristo: Él es la luz grande que nos ilumina. En efecto, Jesús afirma de sí mismo: «Yo soy la luz del mundo. El…

Hacia y desde Jesucristo

En su Primera Carta a los Corintios, San Pablo escribe que él fue «llamado a ser apóstol de Jesucristo». Ciertamente, se tomó en serio su misión. Allí donde iba no se cansaba de hablar de Jesús, hasta tal punto que Santa Teresa de Jesús advierte siglos después: «Miremos al glorioso San Pablo, que no parece…

Cristo Rey

Estando en la Cruz, Jesús recibió un mismo reproche de parte de magistrados, soldados e incluso de uno de los ladrones: Los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios»… Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban…

Esperanza

Suele suceder que imaginamos los últimos tiempos con tintes catastróficos. Las mismas palabras de Jesús dan pie para ello: Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo…

Resurrección

«Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación, vana es también vuestra fe» (1 Corintios 15, 14). La fe en la resurrección de los muertos se encuentra en el núcleo del cristianismo. «Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado» (1 Corintios 15, 16): y si esto fuera así, los cristianos serían entonces…

Misericordia

Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa». Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador».

Perfección

Todo cristiano está llamado a la perfección. Es un mandato del mismo Jesucristo: «Sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mateo 5, 48). Aspirar a la perfección, por tanto, no tiene nada de malo. Lo malo puede estar, eso sí, en la manera de aspirar a ella.

Tiempo de Dios

En ocasiones, pareciera que Dios hiciera caso omiso a las peticiones que le presentamos en la oración. Después de tanto insistirle, no llegan los resultados deseados. Entonces, nuestra fe vacila: ¿Será que vale la pena confiar en el Señor?

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.