El Evangelio recoge siete afirmaciones que hizo Jesús desde la Cruz. ¡Son las últimas siete frases de su vida terrenal!

jesus-en-la-cruz

En la Iglesia se convirtió en tradición pronunciar este día, el Viernes Santo, el Sermón de las Siete Palabras, para reflexionar sobre el significado de las últimas palabras de Jesús antes de entregar su vida. Aquí las tienes:

1. «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen»

Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen». Se repartieron sus vestidos, echando a suertes su túnica (Lucas 23, 33-34).

«Es el Amor lo que ha llevado a Jesús al Calvario. Y ya en la Cruz, todos sus gestos y todas sus palabras son de amor, de amor sereno y fuerte» (San Josemaría).

¿He perdonado a quien me ha ofendido? ¿Me doy cuenta de que perdonar, más que olvidar la ofensa, es olvidarme de mí mismo?

2. «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso»

Uno de los malhechores crucificados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!». Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.» Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lucas 23, 39-43).

«Aquel ladrón nos representa a todos. Su rápida aventura nos enseña que el Reino predicado por Jesús no es difícil de alcanzar para cada uno que lo invoque» (San Juan Pablo II).

¿Tengo puestas mis esperanzas en el Cielo?

3. «Mujer, ahí tienes a tu hijo». «Ahí tienes a tu madre»

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa (Juan 19, 25-27).

 «Honra mucho a María. Es tu madre tan buena y cariñosa, que jamás dejará de velar por ti» (Santa Teresa de los Andes).

¿Amo a la Virgen María? ¿La trato como a una verdadera Madre? 

4. «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?»

Desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona. Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: «¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?», esto es: «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?» (Mateo 27, 45-46).

«Podrás entender con claridad lo que significa la expresión “¿Por qué me has abandonado?” si comparas la gloria que tenía el Hijo junto al Padre con la ignominia de desprecio que soportó en la Cruz» (Orígenes).

¿Qué me angustia? ¿Acudo a Dios cuando me desespero? ¿Uno mis sufrimientos a los suyos?

5. «Tengo sed»

Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dice: «Tengo sed». Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca (Juan 19, 28-29).

«Con las palabras “tengo sed” reclama la fe de los suyos» (San Agustín).

¿Soy misionero? ¿Sacio la sed de almas que tiene Jesús? ¿Sacio la sed de las almas con el Agua de la Vida?

6. «Todo está cumplido»

Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido» (Juan 19, 30).

«Dijo “todo está cumplido” porque se ha consumado el misterio, se ha cumplido la Escritura, el pecado ha sido expiado» (San Cirilo de Jerusalén).

¿Tengo como guía de mi vida la Voluntad de Dios? ¿Procuro agradarle hasta en el mínimo detalle?

7. «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu»

El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» y, dicho esto, expiró (Lucas 23, 45-46).

«”Te encomiendo”. Entrego a tu cuidado mi vida, con la seguridad de que me será devuelta cuando venga el tiempo de mi resurrección» (San Roberto Belarmino).

¿Confío en Dios? ¿Abandono en sus manos mi vida, mi familia, mis amigos?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s