Destino final

ascension-west-detalle

«Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas» (Salmo 46, 6). Celebramos llenos de alegría la solemnidad de la Ascensión. Sí, llenos de alegría. Pero, ¿no nos debería dar tristeza que Jesús se vaya y ya no podamos contar con su presencia física en medio de nosotros?

Leer Más

El gran deseo

resurreccion-cristo-correa-vivar-detalle

«Ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí: ¡Ha resucitado!» (Mateo 28, 5-6). Estas palabras del ángel a las mujeres que fueron a visitar el sepulcro de Jesús son el gran mensaje de la Pascua: Jesucristo, el crucificado, ¡ha resucitado! La muerte ha sido vencida por Cristo. Y esta victoria de nuestro Señor manifiesta algo mejor aún: Jesús nos ha salvado del pecado, nos ha redimido.

Leer Más

Obediencia gloriosa

cristo-abrazado-cruz-greco-detalle

De acuerdo con el Evangelio según San Mateo, el último día de su vida, Jesús pasó la mayor parte del tiempo en silencio. Tan solo pronunció dos frases. La primera cuando responde a Pilato que le pregunta si Él es el rey de los judíos: «Tú lo has dicho», le dice el Señor (Mateo 27, 11). La segunda, estando en la Cruz, cuando reza con las palabras de un salmo: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mateo 27, 46; Salmo 21, 2).

Leer Más

Un lugar desierto y elevado

transfiguracion-luca-giordano

«En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto…» (Mateo 17, 1). Durante la Cuaresma, Jesús nos invita a cada uno a un lugar apartado, a «un monte alto», para tratar en intimidad con Él, para conocerlo y amarlo más. Allí, estando a solas con el Señor, lo podemos escuchar mejor, nuestro espíritu se alimenta con su Palabra y contemplamos gozosos su gloria (cfr. Oración colecta, II Domingo de Cuaresma).

Leer Más

Tentación, pecado y gracia

cristo-en-el-desierto-kramskoi-detalle

En el primer domingo de Cuaresma, la Iglesia le pide a Dios Padre «progresar en el conocimiento del misterio de Cristo» (I Domingo de Cuaresma, Oración colecta). ¡Qué importante es caer en la cuenta de esto! Si la Cuaresma, con sus distintas prácticas, no nos une más a Cristo, si no nos lleva a conocerlo y amarlo más, entonces será un tiempo desaprovechado.

Leer Más

Santidad es caridad

santa-isabel-hungria-tinosos

En el Sermón de la Montaña, Jesús nos exhorta: «Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mateo 5, 48). Es un eco de aquellas palabras que Dios pidió a Moisés que dijera a los israelitas: «Di a la comunidad de los hijos de Israel: “Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo”» (Levítico 19, 2).

Leer Más

Mandamientos

disputa-doctores-templo

Los Evangelios nos presentan varias veces las confrontaciones entre los fariseos y Jesús. Solemos imaginarnos a los fariseos como unos hombres escrupulosos con la Ley, pendientes a cualquier minucia que pudiera considerarse como pecado para censurarla. Por contraste, Jesús aparecería como un personaje de amplitud de miras, «liberal» ante la Ley.

Leer Más

La luz del cristiano

jesus-cura-madre-esposa-pedro

Así como Jesucristo es luz —«Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12)—, así también Él mismo desea que sus discípulos sean luz: «Vosotros sois la luz del mundo» (Mateo 5, 14). El Señor quiere que la luz del cristiano brille «ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos» (Mateo 5, 16).

Leer Más

Humildad

vocacion-san-mateo-pareja

Una de las grandes tentaciones de la vida cristiana es creer que, de alguna manera, debemos «ganarnos» el amor de Dios. Buscamos la manera de presentarnos intachables ante Él y si llegamos a equivocarnos, nos frustramos, pensando que no hemos estado a la altura. La tristeza invade entonces al alma y la desesperanza la paraliza.

Leer Más

Evangelizar es iluminar

luz-del-mundo-detalle-hunt

«El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló» (Isaías 9, 1). Esta profecía de Isaías se cumple en Jesucristo: Él es la luz grande que nos ilumina. En efecto, Jesús afirma de sí mismo: «Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida» (Juan 8, 12; cf. Antífona de la comunión, III Domingo del Tiempo ordinario, segunda opción).

Leer Más