«Esto es absurdo —el soldado se quejaba con uno de sus compañeros—. ¡Custodiar a un muerto por crucifixión! Por lo menos hoy terminaremos con esto…». «Mira, ahí vienen dos mujeres», lo interrumpió el otro soldado. En su rostro se dibujó una sonrisa maliciosa. «Vamos a ver qué quieren».

Jesús se aparece a las mujeres, J. Tissot (Museo Brooklyn)
«Jesús se aparece a las mujeres», J. Tissot (Museo Brooklyn / FreeBibleimages.org)

Cuando estaba a diez pasos de distancia, el soldado se dio cuenta de que las mujeres tenían los ojos enrojecidos. Lloraban. Claramente una era mucho menor que la otra: eran María Magdalena y María, la madre de Santiago, uno de los apóstoles de Jesús. Traían consigo unas vasijas llenas de aromas y ungüentos; venían a embalsamar el cuerpo de su Maestro.

No tengáis miedo. Ya sé que buscáis a Jesús

En las facciones de los soldados, que ya estaban a menos de cinco pasos, las dos discípulas vieron de todo menos compasión. El miedo se apoderó de ambas, pero, de repente, el suelo comenzó a temblar con intensidad; mujeres y soldados perdieron el equilibrio. Se escuchó, además, un fuerte impacto; una especie de rayo cayó sobre la piedra que tapaba el sepulcro y la movió un par de metros. Encima de la piedra quedó un halo de luz: era un ángel.

Los soldados se desmayaron. El ángel habló a las mujeres: «No tengáis miedo. Ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, ha resucitado como había dicho. Id a ver el sitio donde estaba puesto. Marchad enseguida y decid a los discípulos que verdaderamente ha resucitado de entre los muertos. Irá delante de vosotros a Galilea, allí le veréis».

¡Alegraos: el Señor ha resucitado!

Tras ver el sepulcro vacío, las dos Marías salieron disparadas a dar la noticia a los discípulos. El miedo no había abandonado sus corazones, pero a la vez sentían una gran alegría; incluso reían. La risa, sin embargo, se esfumó cuando un hombre se cruzó en su camino. ¿Habría recuperado la conciencia algún soldado? «Paz a vosotras», les dijo el hombre. ¡Era Él, su Maestro, era Jesús! Se echaron a sus pies y los abrazaron. María, la madre del apóstol, exclamó: «¡Bendito y adorado seas, mi Señor!».

Jesús se agachó y las levantó. «No tengáis miedo. Id a anunciar a mis hermanos que vayan a Galilea. Allí me verán». Y, de improviso, Jesús desapareció. Las dos discípulas reanudaron su marcha; en su corazones ya no había ni pizca de miedo. Al llegar adonde los apóstoles, gritaron: «¡Paz a vosotros! ¡Alegraos: el Señor ha resucitado!».

Texto del Evangelio

Mateo 28, 1-10 (leer).

la resurrección: luz que ilumina la historia

Génesis 1, 26-31 (leer)

Génesis 22, 1-18 (leer)

Éxodo 14, 15-31 (leer)

Salmo 118 (117), 19-24 (leer)

Isaías 55, 1-13 (leer)

Romanos 6, 3-11 (leer).

Preguntas para meditar y orar
  1. ¿Me he encontrado con Jesucristo resucitado? ¿He descubierto que Él está vivo?
  2. ¿Qué me llena de temor o angustia? ¿Escuchó a Jesús que me dice: ¡Paz!?
  3. ¿Soy misionero? ¿Cómo puedo llevar a los demás la alegría de la Resurrección?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s