¿Envidia?

parabola-jornaleros-vina-brand

Jesús escuchaba desde lejos la discusión que tenían los discípulos entre sí. Ellos ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del Maestro. «Cuando Jesús instaure el Reino, yo ocuparé el primer lugar», decía uno, «porque yo fui el primero en seguirlo». «Sí, pero yo he trabajado más que tú», replicaba otro.

Leer Más

Maestro de humildad

Cristo entre fariseos

Jesús entró en la casa de uno de los fariseos más ricos de toda la ciudad. Hacía unos días un criado de ese fariseo se había acercado al Maestro y le había transmitido el mensaje: «Rabí Jesús de Nazaret, mi amo te espera el próximo sábado para que vayas a comer a su casa. Mi amo sabe que sueles ir acompañado de tus discípulos, pero te ruega que vayas solo». Y así había sido: Jesús había entrado solo. Leer Más

La mirada de Jesús

mirada-jesus

La mujer caminaba despacio, encorvada, apoyándose en un bastón desgastado. Iba medio despeinada y su vestido tenía varios remiendos. De repente, sacó dos moneditas de su bolsillo y las echó en el arca de las ofrendas. Nadie se dio cuenta: ¿quién se fijaría en esa viuda pobre, sucia y achacosa? Nadie se dio cuenta, salvo una persona: Jesús. Leer Más

Jesús, ¿a quién quieres que abrace?

Patético: esta palabra podría describir el comportamiento de los apóstoles —y, para qué nos vamos a engañar, el nuestro también— en algunas ocasiones. Jesús les anuncia por segunda vez que lo van a matar y vemos a los discípulos, poco después, discutiendo sobre quién de ellos es el más importante (Marcos 9, 31-34). ¡Qué vergonzosa necedad! La misma que se puede hallar, por ejemplo, en una persona a la que dicen que su padre va a morir y lo primero en lo que piensa es en la herencia… Leer Más