La meta de toda conversión

conversion-todos-jesucristo

Lucía no alcanzaba a tocar el suelo con sus pies. Sentada en la banca de la iglesia escuchaba con atención lo que decía el padre Andrés, el sacerdote, mientras balanceaba sus piernecitas. De repente, el sacerdote exclamó: «¡Debemos rezar más para que esas personas malas se conviertan!». Lucía detuvo el balanceo, se giró hacia su madre y le preguntó: «Mamá, ¿tenemos que rezar para que se conviertan en qué?». Leer Más