La luz del cristiano

jesus-cura-madre-esposa-pedro

Así como Jesucristo es luz —«Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12)—, así también Él mismo desea que sus discípulos sean luz: «Vosotros sois la luz del mundo» (Mateo 5, 14). El Señor quiere que la luz del cristiano brille «ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos» (Mateo 5, 16).

Leer Más

Humildad

vocacion-san-mateo-pareja

Una de las grandes tentaciones de la vida cristiana es creer que, de alguna manera, debemos «ganarnos» el amor de Dios. Buscamos la manera de presentarnos intachables ante Él y si llegamos a equivocarnos, nos frustramos, pensando que no hemos estado a la altura. La tristeza invade entonces al alma y la desesperanza la paraliza.

Leer Más

Evangelizar es iluminar

luz-del-mundo-detalle-hunt

«El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló» (Isaías 9, 1). Esta profecía de Isaías se cumple en Jesucristo: Él es la luz grande que nos ilumina. En efecto, Jesús afirma de sí mismo: «Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida» (Juan 8, 12; cf. Antífona de la comunión, III Domingo del Tiempo ordinario, segunda opción).

Leer Más

Hacia y desde Jesucristo

salvador-bellini-detalle

En su Primera Carta a los Corintios, San Pablo escribe que él fue «llamado a ser apóstol de Jesucristo». Ciertamente, se tomó en serio su misión. Allí donde iba no se cansaba de hablar de Jesús, hasta tal punto que Santa Teresa de Jesús advierte siglos después: «Miremos al glorioso San Pablo, que no parece se le caía de la boca siempre Jesús, como quien le tenía bien en el corazón» (Libro de la vida 22, 7).

Leer Más

En primera persona

vinador-higuera-tissot

Se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de los sacrificios que ofrecían… Algo disgustó a Jesús del tono de voz de aquellos hombres. Le contaban la noticia dando a entender que si los galileos acabaron de esa forma, se debía seguramente a su condición: serían unos pecadores.

Leer Más

Con el corazón en el Cielo

sermon-montana-copenhague

Aunque muchas personas seguían a Jesús, no todas lo hacían del mismo modo. En aquel tiempo, Jesús bajó del monte con los Doce, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. El Evangelio distingue tres grupos: «los Doce», «un grupo grande de discípulos» y «una gran muchedumbre del pueblo». ¿Qué diferencias había entre ellos?

Leer Más

Pescador de hombres

rubens-pesca-milagrosa

La gente se agolpaba en torno a Jesús para oír la palabra de Dios. Con qué ímpetu se acercaban aquellas gentes para escuchar las enseñanzas del Maestro. Vencían el hambre, el cansancio y lo que hiciera falta para ir detrás de Jesús. Podían tener muchos defectos y miserias, pero había un pecado con el que no pensaban pactar: la pereza.

Leer Más

De la admiración a la ira

cristo-sinagoga-van-den-eeckhout-detalle.jpg

Después que Jesús dijera en la sinagoga de Nazaret «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír», todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca. Para los nazarenos, resultaba realmente sorprendente que el que hasta ahora habían conocido como carpintero, pudiera hablar con semejante autoridad. Y se preguntaban: «¿No es este el hijo de José?».

Leer Más