La oración de los “perritos”

cristo-mujer-cananea-detalle

Los discípulos habían perdido la paciencia. Desde hacía unos diez minutos, una mujer de Canaán los seguía por el camino suplicándole a Jesús que atendiera a su hija. «¡Ten piedad de mí, Señor, Hijo de David! Mi hija está poseída por un demonio», gritaba la mujer. Jesús, sin embargo, parecía ignorarla.

Leer Más

Lo más importante

Sagrada Familia de Barcelona

Los discípulos tenían viva en sus mentes la imagen de Jesús expulsando a los mercaderes del Templo. Sus palabras se les habían quedado grabadas: «Mi casa será casa de oración, pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones». Pocas veces lo habían visto tan enérgico o, por qué no decirlo, enfadado. Leer Más

¿Te rendirás?

joven-orando

El hombre llegó agitado adonde Jesús y sus discípulos. Estaba desesperado. Su hermana pequeña llevaba un mes enferma, postrada en un lecho de paja, y nada auguraba una mejoría. Todo lo contrario… Por eso, cuando escuchó que el famoso Rabí Jesús de Nazaret, hacedor de milagros, estaba en su aldea, salió corriendo a su encuentro. Leer Más

El secreto para nunca rendirse

cristo-crucificado-te-quiero

Cuando Jesús comenzó a predicar, sus seguidores se podían contar con los dedos de las manos. Poco a poco, sin embargo, más gente se fue reuniendo en torno a Él. Tan grande llegó a ser la multitud que lo seguía que da la sensación —cuando uno lee la Biblia— que casi lo aplastaban (lee, por ejemplo, Marcos 5, 31 o Lucas 5, 1-3). Leer Más