Santa y tierna intransigencia

christ-blessing-little-children-eaastlake

Mientras que algunas personas se acercaban a Jesús con una fe sencilla y humilde, no faltaban quienes lo hacían entre intrigas y suspicacias. Acercándose unos fariseos, preguntaban a Jesús para ponerlo a prueba: «¿Le es lícito al hombre repudiar a su mujer?». Algo les haría sospechar que el Maestro de Nazaret les respondería que no; así lo podrían acusar de ir en contra de lo establecido en la Ley de Moisés.

Leer Más

Corazón de pastor

murillo-cristo-joven-buen-pastor-detalle

Después de predicar en las aldeas a las que Jesús los había enviado, los apóstoles volvieron a reunirse con Él. Uno tras otro, le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado. El Maestro los escuchaba complacido, con una sonrisa, que de vez en cuando desaparecía cuando le hablaban de algún enfermo o endemoniado con que se habían encontrado.

Leer Más

Entrando en el corazón de Dios

espiritu-santo-cathopic

Por las palabras de san Pablo (Rm 13, 8-10) y del Señor (Mt 22, 40) sabemos que el resumen de la Ley de Dios se encuentra en el doble mandamiento de la caridad: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. Esta es la cumbre de la vida según el Evangelio y el camino de la Bienaventuranza. Pero tal meta, vivida en perfección, supera las fuerzas del hombre; sólo es posible de alcanzar como fruto de un don de Dios, quien nunca cesa de sanar, curar y transformar el corazón por medio de la gracia.

Leer Más

Acoger la Palabra

asis-silencio

La Palabra de Dios es viva y eficaz. Esa misma palabra omnipotente, que creó todos los seres de la nada, nos interpela hoy para iluminar nuestras tinieblas. Como dice san Ambrosio en su comentario al Salmo 118: La palabra de Dios es toda fuego: purifica, abrasa e ilumina. Leer Más