Discípulos

comunione-apostoli-detalle

Uno de los títulos con que los cristianos nos referimos a Jesucristo es el de «Maestro». Ya desde las páginas del Evangelio encontramos a personas que lo llamaban así: «Rabbí, Maestro mío». No era algo extraño; en Israel había varios «maestros», cuyos seguidores recibían un nombre no menos familiar para nosotros: discípulos.

Leer Más

Buen ánimo

solitude-chagall

Una de las invitaciones más repetidas por Jesús a sus discípulos es la de estar en vela: «Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame».

Leer Más

Una herencia valiosa

el-joven-rico-hofmann

Él era un hombre joven, rico y bueno. Cualquiera diría que tenía todo lo necesario para ser feliz; él, sin embargo, notaba que le faltaba algo, pero no sabía que era… hasta que oyó hablar a Jesús. Percibió que aquel Maestro le podría enseñar a conseguir la plenitud que su alma ansiaba. En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?».

Leer Más

Servidor de todos

jesus-lavando-pies-san-pedro-detalle

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos... Jesús, siempre dispuesto a acoger a quien lo necesitara, procura pasar desapercibido en esta ocasión. No huye de la multitud ni por egoísmo ni por comodidad, sino porque la labor que le ocupa es de suma importancia y requiere toda su atención: la formación de sus discípulos.

Leer Más

Una fe que da vida

curacion-hemorroisa-catacumbas-detalle

Jairo, el jefe de la sinagoga, vio que Jesús se encontraba a orillas del Mar de Galilea, rodeado por mucha gente. Apresurado por su angustia, se abrió paso como pudo y cuando llegó al frente de Jesús, se echó a sus pies. Entonces, le rogó: «Mi niña está en las últimas; ven, impón las manos sobre ella, para que se cure y viva».

Leer Más

El secreto del éxito

La barca tocó tierra. Jesús y sus discípulos contemplaron la playa vacía. Pedro comentó emocionado: «Y pensar, Maestro, que hasta hace unos minutos miles de personas estaban aquí escuchándote». «¡Todo un éxito! —añadió Tomás—. Yo calculo que había más de cuatro mil». Jesús sonrió y, como si no hubiese oído, dijo: «Vamos a casa a comer y descansar».  

Leer Más

Trigo y cizaña

trigo-cizana-orrente

El apóstol Mateo contemplaba el inmenso campo de trigo que tenía en frente de él. Dos hombres, recién bautizados, le acababan de decir que estaban escandalizados por el comportamiento de algunos miembros de la comunidad. «Queremos que los expulses —le habían pedido los hombres—. Ellos no viven según lo que enseñó Jesús».

Leer Más

Sal y luz

Mar y sol

Los discípulos escuchaban impresionados a Jesús. El Maestro, sentado en la ladera del monte, acababa de pronunciar unas sentencias sorprendentes: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados… Alégrense cuando los persigan, porque su recompensa será grande en los Cielos». ¿Qué clase de enseñanza era esta? ¿Cómo era posible que les exhortara a regocijarse cuando sufrieran persecución por su nombre? ¿Qué esperaba el rabí Jesús de ellos? Leer Más