Hacia y desde Jesucristo

salvador-bellini-detalle

En su Primera Carta a los Corintios, San Pablo escribe que él fue «llamado a ser apóstol de Jesucristo». Ciertamente, se tomó en serio su misión. Allí donde iba no se cansaba de hablar de Jesús, hasta tal punto que Santa Teresa de Jesús advierte siglos después: «Miremos al glorioso San Pablo, que no parece se le caía de la boca siempre Jesús, como quien le tenía bien en el corazón» (Libro de la vida 22, 7).

Leer Más

¡Jesucristo!

salvador-de-hortelano-tiziano-detalle

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. ¡Qué asombroso es el misterio de Dios! Él es Uno y Único y, a la vez, tres Personas. Él, feliz en sí mismo y sin faltarle nada, ha querido crear el universo, para hacer partícipes a las criaturas de su gloria y bienaventuranza.

Leer Más

¿Quién es Jesús?

poussin-sacramento-orden-detalle

Al entrar en la región de Cesarea de Filipo, Jesús pidió a los discípulos detenerse un rato; bajo la sombra de un árbol frondoso, se sentaron a descansar. Tras unos instantes de silencio, el Maestro lanzó una pregunta: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?».

Leer Más

Acoger la Palabra

asis-silencio

La Palabra de Dios es viva y eficaz. Esa misma palabra omnipotente, que creó todos los seres de la nada, nos interpela hoy para iluminar nuestras tinieblas. Como dice san Ambrosio en su comentario al Salmo 118: La palabra de Dios es toda fuego: purifica, abrasa e ilumina. Leer Más

Cristo, revelador del Padre

gloria-tiziano-detalle

A través de los ojos de Jesucristo, el Unigénito del Padre, nos adentramos en las profundidades de Dios. Sus palabras nos llevan a contemplar el misterio de la Santísima Trinidad. Consideremos tres ideas: el Hijo ha sido enviado; es la luz de los hombres; y en Él nos es concedida la vida eterna. Leer Más