Un encuentro definitivo

Andrés corre emocionado. Unas cuantas horas le han bastado para convencerse de que aquel hombre, Jesús de Nazaret, es el Mesías. De repente, alguien se le atraviesa en el camino y Andrés no consigue frenar… caen los dos. Por suerte, es su hermano. Sin gastar tiempo en disculpas, Andrés exclama: «¡Simón, hemos encontrado al Mesías!».

Leer Más

Las estrellas de nuestro cielo

cielo-estrellado

Aquella noche los tres hermanos se encontraban tumbados en el suelo, contemplando las estrellas. Hacía frío, pero lo combatían con una hoguera relumbrante y con sus gruesos ropajes. Los tres eran reyes y cada uno refería a los otros las grandezas de su reino. De un momento a otro, a los sonidos nocturnos se unió el ronquido de dos de los hermanos. El menor, Baltasar, se quedó despierto: le encantaba observar el cielo estrellado. Leer Más