Hospitalidad

jesus-casa-marta-maria-vera-y-calvo-detalle

Una de las virtudes que destaca la Sagrada Escritura es la hospitalidad. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento nos dan ejemplos de ello: Abraham acogió a los tres personajes misteriosos que se le aparecieron junto a la encina de Mambré (Génesis 18, 1-3); Marta y María recibieron a Jesucristo en su casa: En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa

Leer Más

Testigos

ascension-bayeu-detalle.jpg

Justo antes de subir al cielo, dijo Jesús a sus discípulos: «Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto…».

Leer Más

Con el corazón en el Cielo

sermon-montana-copenhague

Aunque muchas personas seguían a Jesús, no todas lo hacían del mismo modo. En aquel tiempo, Jesús bajó del monte con los Doce, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. El Evangelio distingue tres grupos: «los Doce», «un grupo grande de discípulos» y «una gran muchedumbre del pueblo». ¿Qué diferencias había entre ellos?

Leer Más

Magníficat

asuncion-virgen-cabezalero-detalle

Desde que lo pronunció por primera vez en la casa de su pariente Isabel, el Magníficat no dejó de resonar en el corazón de María. Algunos de sus fragmentos hallaron perfecta repercusión en los acontecimientos posteriores de su vida: su espíritu se había alegrado en Dios al nacer el Niño Jesús; durante la vida pública del Señor, había contemplado las proezas obradas por su brazo —desde las curaciones milagrosas y los exorcismos hasta los más mínimos detalles de caridad—; y, en el Calvario, había experimentado el modo como Dios derriba a los soberbios y enaltece a los humildes.

Leer Más

Riquezas injustas

riqueza-injusta

Jesús y los Doce se dirigían a la casa en la que habían sido acogidos. Estaban en una de las aldeas cercanas a Jerusalén. El sol caía: había sido una larga jornada de predicación para el Maestro. Estaba cansado y también sus discípulos: estos caminaban casi arrastrando los pies. Por eso, para animarlos, Jesús les contaba chistes mientras llegaban a su destino.

Leer Más

El sabor de la eternidad

horizonte-eternidad

Teresa y su hermano Rodrigo se escaparon de la casa. Ninguno de los dos llegaba a los diez años, pero ambos tenían clara su misión: querían ir a una tierra donde los cristianos fueran perseguidos, para morir por Cristo y ganarse rápidamente el Cielo. ¡Niños intrépidos! Para desgracia suya y fortuna nuestra, su tío los encontró antes de conseguir su objetivo. Si no, nos hubiéramos quedado sin conocer a la gran Santa Teresa de Jesús. Leer Más