Casi como por intuición, los discípulos de Jesús saben que están llamados a imitar a su Maestro. No obstante, el Evangelio no recoge ninguna indicación explícita del Señor al respecto… salvo una: «Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mateo 11, 29).

Agnus Dei, Francisco de Zurbarán, 1635-1640 (Museo del Prado)

Jesús ha querido inculcar la virtud de la mansedumbre en sus discípulos. «A vosotros los que me escucháis os digo: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian…». Sí, mansos al cien por ciento: mansos de corazónamad…»), de obrashaced el bien…»), de palabrabendecid…») y de espírituorad…»). El corazón manso llega a acciones completamente insospechadas: «Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames…».

La regla de oro —Tratad a los demás como queréis que ellos os traten— no es para vivirla solamente con quienes nos tratan bien, sino con todos. «Si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo».

Jesús espera de nosotros mucho más de lo que nos dicta la simple «lógica»: «Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los malvados y desagradecidos…».

¡He aquí la razón! Jesús quiere que amemos como Dios nos ama a nosotros: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso». Y, por eso, nos insiste en la mansedumbre, porque por medio de esta virtud el amor divino podrá ser más eficaz en nuestras almas, obras y palabras. En la escuela del Corazón de Jesucristo aprenderemos a vivir lo que Él nos pide: «No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida que midiereis se os medirá a vosotros».

LECTURAS DEL VII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Leer

Primera lectura1 Samuel 26, 2. 7-9. 12-13. 22-23
SalmoSalmo 103 (102)
Segunda lectura1 Corintios 15, 45-49
EvangelioLucas 6, 27-38

PREGUNTAS PARA MEDITAR Y ORAR

1. ¿Vivo la devoción al Sagrado Corazón de Jesús?

2. ¿Qué cosas me llenan de rabia, me irritan o me hacen perder la paciencia?

3. ¿Cómo puedo ser mejor imagen de la Misericordia del Padre?

Un comentario en “En la escuela del Corazón de Cristo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s