Por las tierras de Galilea y de Judea, el nombre de Jesús de Nazaret pasaba de boca en boca. Las gentes comentaban las enseñanzas y los prodigios del nuevo maestro, del que, sin embargo, apenas sabían algo con certeza. Por eso, algunos se aventuraban a afirmar que se trataba de Juan el Bautista, que habría resucitado después de que Herodes lo hubiera mandado a decapitar; otros, en cambio, decían que era el profeta Elías, que tenía que volver antes del Mesías; otros, por su parte, sostenían que era otro de los profetas.

Cristo abrazado a la Cruz, El Greco, c. 1602 (Museo del Prado)

Todos estos comentarios llegaban a oídos de los discípulos. Quizá por este motivo, el Señor quiso llevárselos aparte, a Cesarea de Filipo, al norte de Galilea; no le interesaba que sus discípulos lo conocieran por lo que decían unos cuantos a la ligera. Por el camino, preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos le contestaron: «Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas».

Eso opinaba la gente que no había convivido con el Maestro. Pero, los discípulos, ¿responderían los mismo? Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy?». Pedro le contestó: «Tú eres el Mesías». No era una respuesta humana, de esas que se dan cuando se juzga solo por las apariencias, sino una profesión de fe, que surge como respuesta a la revelación de Dios.

No obstante, incluso cuando se trata de una revelación divina, ¡qué fácil es caer en la tentación de malinterpretarla o de acomodarla al gusto propio! Jesús, tan prudente, conmina a los discípulos a que no hablaran a nadie acerca de esto. No desea que piensen que Él es un mesías político, un mero activista social, un simple revolucionario. Su camino no será la lucha armada, sino la cruz. Y empezó a instruirlos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días».

Tal fue la claridad con la que se lo explicó a los discípulos, que estos se escandalizaron. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. No se trataba solo de Pedro; todos se resistían a admitir que el sufrimiento fuera el camino del Mesías. Jesús increpó a Pedro, que fue quien habló, pero lo hizo mirando a los discípulos, porque pensaban igual que Pedro: «¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!».

No le importó al Maestro insistir en su mensaje: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque,quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará. Pues ¿de que le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?». La cruz del Señor se ha de convertir en el único motivo de gloria del discípulo (Ga 6, 14); más allá de ser un instrumento de tortura, la cruz es lugar de encuentro con el amor oblativo y salvador de Dios. «En la Cruz está la vida y el consuelo, y ella solo es el camino para el Cielo» (Santa Teresa de Jesús).

LECTURAS DEL XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Leer

Primera lecturaIsaías 50, 5-9a
SalmoSalmo 116 (114)
Segunda lecturaSantiago 2, 14-18
EvangelioMarcos 8, 27-35

PREGUNTAS PARA MEDITAR Y ORAR

1. ¿Me basta con conocer a Jesús de oídas? ¿Busco tratarlo personalmente meditando diariamente el Evangelio?

2. ¿Cuál es mi actitud ante la Cruz? ¿Me escandaliza el modo como Dios hace las cosas?

3. ¿De qué modos abrazo la cruz en mi vida? ¿Me niego a mí mismo para seguir a Jesús?

Un comentario en “La Cruz, gloria nuestra

  1. Padre tu eres el hijo de el Dios vivo y a ti en comiendo la vida de mi familia. Regalarme sabiduría para seguir en esta misión que aveces me asusta defraudarte pero miro la cruz y me ánimo a seguir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s