Es el primer día de la semana. Apenas ha salido el sol. María Magdalena, María la de Santiago y Salomé se dirigen al sepulcro para embalsamar el cuerpo de Jesús con los aromas que han comprado.

Las santas mujeres en la tumba, William Bouguereau, 1876 (Royal Museum of Fine Arts, Antwerp)

Las tres mujeres se preguntan: «¿Quién nos correrá la gran piedra que cubre la entrada del sepulcro?». Pero, al llegar, se sorprenden al ver que la piedra está ya corrida. Entran deprisa en el sepulcro y se asustan al encontrar a un joven, vestido de blanco, sentado a la derecha.

Antes de que alguna de ellas pueda reaccionar, el joven les dice: «No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado, verdad?». Las dos Marías y Salomé asienten ligeramente con la cabeza. Sus corazones, en cambio, laten rapidísimamente.

El joven proclama, entonces, el mensaje que anhelaba comunicarles: «No está aquí. ¡Ha resucitado! Mirad que el sitio donde lo pusieron está vacío. Ahora, id a decir a Pedro y a los demás discípulos que Él los espera en Galilea. Allí lo veréis, como os dijo antes de morir».

Si el sepulcro mismo, cerrado por una pesada losa, testimoniaba la muerte, el sepulcro vacío y la piedra removida daban el primer anuncio de que allí había sido derrotada la muerte.

San Juan Pablo II

Lecturas de la vigilia pascual

Leer

Dios habla…… y la Iglesia responde.
Primera lectura: La creaciónGénesis 1, 1-31; 2, 1-2.Salmo 105 (104)
Segunda lectura: AbrahamGénesis 2, 1-2. 9-13. 15-18Salmo 17 (16)
Tercera lectura: El ÉxodoÉxodo 14, 15-31. 1Éxodo 15, 1-6. 17-18
Cuarta lectura: El amor fiel de DiosIsaías 54, 5-14Salmo 31 (30)
Quinta lectura: Llamada a la conversiónIsaías 55, 1-11Isaías 12, 2-6
Sexta lectura: Los mandatos de vidaBaruc 3, 9-15. 32-38; 4, 1-4Salmo 19 (18)
Séptima lectura: Restablecimiento de la AlianzaEzequiel 36, 16-28Salmos 41 (40) y 42 (41)
Epístola: Bautizados en la muerte de CristoRomanos 6, 3-11Salmo 118 (117)
Evangelio: Jesús Nazareno, el crucificado, ha resucitadoMarcos 16, 1-7

Preguntas para meditar y orar

1. ¿Soy fiel a Jesucristo en los momentos buenos y malos, como las santas mujeres?

2. ¿Me he sumergido, con cabeza y corazón, en el misterio de la resurrección?

3. ¿De qué manera anuncio el Evangelio a los demás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s