Los fariseos estaban contentos. Sus rivales, los saduceos, habían querido dejar en ridículo a Jesús haciéndole una pregunta capciosa, pero él no había caído en la trampa. «Ya es hora de mostrarles a esos saduceos quiénes son los que valen aquí —dijo uno de los fariseos, maestro de la ley, a sus compañeros—. Ya veréis cómo Jesús no sabrá responder a la pregunta que le voy a plantear».

Moisés con las Tablas de la Ley, José Camarón y Meliá

Acercándose a Jesús, enfrente de los otros fariseos, le preguntó: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». Los rabinos llegaban a contar más de seiscientos preceptos en la ley de Moisés; entre los doctores, se presentaban debates interminables sobre cuál de esos mandamientos era el más importante. ¿Sería capaz el Rabí de Nazaret de dar una respuesta acertada, si multitud de maestros antes de él no habían podido ponerse de acuerdo al respecto?

Jesús, sin embargo, no tardó en contestar: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente” [lee Deuteronomio 6: 4-6]. Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” [lee Levítico 19, 18]. En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».

El fariseo, maestro de la ley, no podía creer en la rapidez con que le había respondido Jesús. Antes de que pudiera replicar algo, el Señor volvió a intervenir: «Vosotros os consideráis sabios y maestros de la ley, porque conocéis bien las Escrituras Sagradas. En verdad, en verdad os digo: no basta con saber la ley; si no la vivís, no os servirá de nada.

»Quien vive conforme a la ley sabe que sin amor no puede hacerlo. Por eso os he dicho que la Ley y los Profetas se sostienen en este doble precepto del amor. Quien ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo entiende e interpreta con sencillez y rectitud la Ley y los Profetas. Allí está la clave de lectura de los Libros Sagrados». 

Texto del evangelio

Mateo 22, 34-40 (leer).

Lecturas de la Misa del Domingo

Éxodo 22, 20-26 (leer).

Salmo 18 (17), 2-7 (leer).

1 Tesalonicenses 1, 5-10 (leer).

Otras citas bíblicas para meditar

Romanos 13, 8-10 (leer).

1 Corintios 13, 1-13 (leer).

Gálatas 5, 14 (leer).

Preguntas para orar

1. ¿Amo a Dios sobre todas las cosas? ¿En qué se nota que ocupa el primer lugar de mi vida?

2. ¿Cuido a mi prójimo? ¿Estoy pendiente de sus necesidades como lo está Jesús?

3. ¿Hago con amor cada una de las labores que me corresponden?  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s