Jesús escuchaba desde lejos la discusión que tenían los discípulos entre sí. Ellos ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del Maestro. «Cuando Jesús instaure el Reino, yo ocuparé el primer lugar», decía uno, «porque yo fui el primero en seguirlo». «Sí, pero yo he trabajado más que tú», replicaba otro.

Parábola de los jornaleros en la viña, Johann Christian Brand (Academy of Fine Arts Vienna)

Jesús se acercó. Los discípulos callaron de inmediato. Les bastó ver la mirada del Maestro para estar convencidos de que él sabía de qué habían estado discutiendo. Jesús les preguntó: «¿Sabéis a qué se parece el Reino que voy a instaurar? Oíd esta parábola:

»El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo y les dijo:
“Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo debido”. Ellos fueron
.

No os comparéis entre vosotros

»Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les preguntó: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”. Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”.

»Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”. Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros —Jesús miró al discípulo más antiguo—, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno.

Lo importante es que llevéis una vida digna del Evangelio

»Al recibirlo se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado solo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?”».

Jesús calló unos segundos y luego dijo a los discípulos: «No penséis que el Reino de Dios y su justicia son como vuestros reinos y vuestra justicia. Tampoco os comparéis entre vosotros. Lo importante es que llevéis una vida digna del Evangelio».

Texto del Evangelio

Mateo 20, 1-16 (leer).

Lecturas de la Misa del Domingo

Isaías 55, 6-9 (leer).

Salmo 145 (144), 17-18 (leer).

Filipenses 1, 20-27 (leer).

Otras citas bíblicas para meditar

Proverbios 23, 17 (leer).

Romanos 2, 1-8 (leer).

Salmo 33 (32), 4-5 (leer).

Preguntas para meditar y orar

1. ¿Me comparo con los demás? ¿Llego a pensar que soy mejor?

2. ¿Hago las cosas para agradar a Dios o para agradar a los hombres?

3. ¿Le echo en cara a Dios mis méritos? ¿He considerado al Señor injusto?

Un comentario en “¿Envidia?

  1. Dios no tiene preferencia,trata a todos por igual y algunas personas creen que Jesús debe tratarlos de una manera especial. Los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos. Es un Dios bueno y de Amor🇨🇴🇨🇴🇨🇴🙏🙏🙏🙏🙏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s