«¡María, deprisa, levántate! Tenemos que marchar». María despertó sobresaltada. Su primera reacción fue mirar a su hijo, que dormía plácidamente. Entonces, un poco más serena, preguntó a su esposo: «¿Qué pasa, José?». «Herodes quiere matar al niño. Debemos huir lejos, a Egipto».

Sagrada Familia Egipto Nicolas Poussin

José pensó que María haría más pregunta, pero ella no dijo nada; se puso rápidamente en pie, se ajustó el velo, tomó al niño en brazos y se lo entregó. «Voy a preparar algo para el viaje». «Gracias», musitó José, lleno de admiración; ella le sonrió. A los pocos minutos se presentó con un hatillo. José le dijo: «Aquí llevo también la bolsa con el oro que nos dieron los reyes de Oriente». María leyó la preocupación en sus ojos: sabía que podrían cruzarse con bandidos y salteadores por el camino. «Tranquilo, José. Dios está con nosotros».

¿Por qué un rey le tiene miedo a una criaturita inocente?

Era una noche fría y silenciosa. Los jóvenes esposos consiguieron salir de Belén pasando desapercibidos. Cuando estaban lo suficientemente lejos, aunque no se lo había preguntado, José le dijo a María: «Un ángel se me ha aparecido en sueños y me ha advertido de que Herodes quiere matar al niño. Me indicó que fuéramos a Egipto, que me avisará cuando debamos volver». María asintió y miró el rostro tierno del niño Jesús: ¿por qué un rey le tendría miedo a una criaturita tan indefensa e inocente? Pronunció un «hágase tu Voluntad» en voz baja.

Pasaron meses y meses en Egipto. José aprendió el idioma local y montó un negocio de carpintería. María cuidaba al Niño y, poco a poco, se fue haciendo amiga de los vecinos, que, tras superar el recelo inicial, estaban encantados de tener a aquella familia judía con ellos. Les sorprendía su sencillez, el cariño y respeto con que se trataban entre sí y a los demás, y la profunda piedad con que se dirigían al Dios de Israel. Pero, sobre todo, les impresionaba el amor reverencial que José y María profesaban hacia el niño Jesús.

¿Sabes qué significa el nombre de Jesús?

La noticia llegó de improviso: José, María y el Niño regresaban a su tierra. Antes de marcharse, una vecina se acercó discretamente a María y le preguntó: «¿Cuál es el secreto para que siempre se les vea tan alegres y unidos?». María miró al niño Jesús, al que llevaba en sus brazos. Sonriendo le dijo a la egipcia: «¿Sabes qué significa el nombre de Jesús? “Dios salva”. Ese es el secreto de nuestra familia».

texto del evangelio

Mateo 2, 13-23 (leer).

descubre la palabra de dios

Colosenses 3, 12-21 (leer).

Éxodo 20, 12 (leer).

Eclesiástico (Sirácida) 3, 2-18 (leer).

Salmo 128 (127) (leer).

Efesios 6, 1-4 (leer).

Oseas 11, 1 (leer).

Preguntas para meditar y orar
  1. ¿Es Jesucristo el centro de mi familia, quien la ilumina y la guía?
  2. ¿Soy comprensivo y cariñoso con mis familiares? ¿Los acerco a Dios?
  3. ¿Trato a los demás como hijos e hijas de Dios, hermanos míos?
Descarga esta meditación en pdf.

Iuvenes adorantes – Un secreto familiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s