Transcurre la historia de la salvación: se suceden Adán, Abraham, Jacob, Moisés, David, Isaías… Al mismo tiempo, pero fuera del tiempo de los hombres, los coros angélicos alaban y adoran al Dios Uno y Trino, a la vez que velan por la humanidad. Pero ni ángeles ni hombres prevén que ha llegado el momento tan anhelado por la Trinidad: el Hijo, el Verbo, se hará carne para la redención de las criaturas.

anunciacion-murillo

El arcángel Gabriel recibe instrucciones: ha de ir a una aldea insignificante de Galilea, a Nazaret, a anunciarle a una joven virgen llamada María que será Madre de Dios. El arcángel alaba gozoso a su Creador cuando tiene conocimiento del don singular que el Señor ha concedido a esta doncella: por gracia y privilegio divino ha sido concebida sin pecado y se mantiene toda limpia, toda pura, toda hermosa.

Sin tardanza, se presenta Gabriel ante María con reverencia, reconociendo en ella la imagen intacta de quien lo envía. La saluda: «Dios te salve, llena de gracia —con qué júbilo profiere estas palabras—, el Señor está contigo». La joven virgen se turba, no entiende: ella, tan pequeña, tan pobre, ¿llena de gracia?

¡No temas! Has hallado gracia ante Dios

El arcángel la tranquiliza: «No temas, María. Has hallado gracia ante Dios». Y, enseguida, anuncia su noticia: «Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, lo llamarán Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob y su Reino no tendrá fin».

El corazón de María late fuerte; sin embargo, no duda: el Señor ha querido fijarse en su pequeñez. En su interior acepta y solo pregunta por el modo en que se dará todo: «¿De qué modo se hará esto, pues no conozco varón?». Gabriel responde: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que nacerá Santo será llamado Hijo de Dios».

¡He aquí la esclava del Señor!

María se estremece en su interior: ella piensa no ser digna, no puede ser que su Señor la haya elegido. El arcángel continúa: «Ahí tienes a Isabel, tu pariente, que en su ancianidad ha concebido un hijo: ya está en el sexto mes la que llamaban estéril, porque para Dios no hay nada imposible».

María permanece en silencio. Medita. Para Dios no hay nada imposible. Exclama: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Gabriel se retira jubiloso y reverente. Los coros angélicos estallan en glorias y alabanzas. Los hombres ignoran aún lo ocurrido. La Trinidad se complace: el Hijo habita ahora en las entrañas inmaculadas de María.

texto del evangelio

Lucas 1, 26-38 (leer).

¿Escuchas lo que Dios te dice?

Salmo 45 (44), 11-18 (leer).

Efesios 1, 3-14 (leer).

Génesis 3, 9-20 (leer).

Jeremías 32, 27 (leer).

Lucas 1, 46-55 (leer).

Isaías 9, 1-6 (leer).

Preguntas para reflexionar, meditar y orar
  1. ¿De qué maneras agradezco a Dios por el don que me ha hecho en la Virgen María?
  2. ¿Conozco la oración del Ángelus? ¿La rezo con piedad?
  3. ¿Pido a Dios un corazón humilde? ¿Me comporto con soberbia o vanidad? ¿Cuándo?

2 comentarios en “Un gran acontecimiento

  1. El evangelio me lleva. Pensar
    Soy humilde
    Soy sencilla
    Y recibo lo que viene De Dios con obediencia???
    Señor dame un corazón humilde lleno de tu amor
    Para reflejar tu presencia en mi vida en todo momento

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s