Jesús se despidió de Marta y María con un abrazo a cada una. Cuando llegó donde Lázaro se lo quedó mirando por unos segundos; sonrió y le dio un abrazo más fuerte y prolongado que a sus hermanas: «Cuídate, Lázaro. Sé fuerte y vela por María y por Marta». Meses más tarde, Jesús volvería a Betania para resucitar a su amigo.

oracion-de-jesus

Al salir de la aldea, Jesús se fue con sus discípulos a un lugar solitario. Se apartó, se arrodilló y comenzó a orar en silencio, con los ojos hacia el cielo. Los discípulos lo veían y no se atrevían a interrumpirlo. Notaban admirados que había un diálogo íntimo entre el Maestro y su Padre Dios. Cuando Jesús terminó, uno de los discípulos le suplicó: «Señor, ¡enséñanos a orar! Mira que Juan el Bautista también enseñó a sus discípulos».

La oración no cambia a Dios, pero sí nos transforma a nosotros

Jesús vio con cariño a quienes lo acompañaban. Les dijo: «Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdona nuestros pecados como nosotros perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en tentación».

El Padrenuestro es el modelo de toda oración. Jesús nos enseña a llamar Padre a Dios y que orar es hablar con Él con la sencillez y confianza de un hijo. «¿Quién de ustedes si su hijo le pide pescado le da una serpiente o si le pide un huevo le da un escorpión? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuanto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo —el mayor de los bienes— a quienes se lo pidan?».

¡Atrévete a orar y no te canses!

Hay quienes piensan que orar no sirve para nada: ¿Para que decir a Dios lo que necesitamos si Él ya lo sabe? ¿Acaso cambiará su voluntad nuestra oración? Jesús, en cambio, nos insiste: «Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá; porque el que pide recibe; quien busca encuentra; y al que llama se le abre». Nuestra oración no cambia en nada a Dios, pero sí nos transforma a nosotros: nos ayuda a descubrir en toda su profundidad lo que significa que Dios sea Padre nuestro, que seamos hijos suyos, y dispone nuestro corazón para acoger con alegría sus designios de bondad.

Orar es «tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama» (Santa Teresa de Jesús). Si es diálogo de amor entre el Padre y su hijo o su hija, conversación entre amigos, la oración nunca podrá ser aburrida. ¡Atrévete a orar y no te canses! No encontrarás mejor compañía para tu vida, con sus alegrías y problemas.

TEXTO BÍBLICO BASE

Lucas 11, 1-13 (leer).

TEXTOS BÍBLICOS DE APOYO

Antiguo Testamento

Salmo 138 (137) (leer).

Jeremías 29, 12-13 (leer).

Nuevo Testamento

Mateo 6, 5-8 (leer).

Filipenses 4, 6-7 (leer).

Santiago 5, 13-18 (leer).

1 Juan 5, 14-15 (leer).

Preguntas para meditar, reflexionar y orar
  1. ¿Oro con frecuencia o solo cuando estoy pasándolo mal o tengo un problema?
  2. ¿Qué implica para mí que Dios es mi Padre y que yo soy su hijo, su hija?
  3. ¿Rezo el Rosario? ¿Me doy cuenta de que María me ayudará a ser alma de oración?

Un comentario en “Diálogo de amor

  1. Cuando oro al Dios de la vida me alimento el alma me nutrí de su amor y me El mi padre amoroso y misericordioso me fortalece
    Orar en todo momento
    En los buenos en los malos en
    Las alegrias en el llanto
    El siempre nos escucha
    No nos cansemos de orar y hacerlo con amor y desde lo más profundo de nuestro corazón
    Señor
    Que nunca sintamos miedo para hablar contigo en todo momento
    Gracias por estar con nosotros
    Amen

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s