El callejón estaba muy oscuro. Era noche de luna llena, pero unas nubes densas la cubrían por completo. Carlos andaba con paso rápido para llegar lo más pronto posible a su casa. Tenía miedo. Pensaba: «Ya solo falta el callejón, a la derecha, cuatro casas y listo». De repente, oyó un ruido a sus espaldas. Giró un poco la cabeza y vio la sombra de un hombre alto. Justo en ese momento, las nubes descorrieron su velo y el brillo de la luna se reflejó en el cuchillo que agarraba el hombre. Carlos comenzó a correr.

luna-llena-con-nubes

No habían pasado ni treinta segundos cuando ya se encontraba en su casa. Su madre le había abierto la puerta y todavía no sabía por qué había llegado tan asustado. «Hijo, ¡cuéntame! ¿Qué te ha sucedido?». El muchacho jadeaba. Finalmente logró balbucear: «Espera y recobro el aliento». Se serenó, respiró hondo y le contó a su madre lo que le había pasado.

¡Es momento de invocar al Espíritu Santo!

Sin aliento, sin aire para respirar, no se puede vivir ni hacer nada. Esto que es tan cierto para la vida biológica también aplica para la vida espiritual. Por este motivo, Jesús sopla sobre sus discípulos el Espíritu Santo: Él es el aliento de la vida cristiana, aire imprescindible para ser testigos de Dios en el mundo.

Después de que Jesús murió en la Cruz, los discípulos se llenaron de miedo y se encerraron: temían correr la misma suerte de su Maestro. Al resucitar, Cristo se les apareció y sopló sobre ellos el Espíritu Santo (Juan 20, 22); cincuenta días después, en Pentecostés, nuevamente el Espíritu Santo llenó a los apóstoles (Hechos 2, 4). Y, como si hubieran recobrado el aliento, comenzaron una labor evangelizadora imparable, que ni siquiera la muerte pudo detener: los alentaba el Espíritu Santo, el Espíritu del Resucitado.

El fuego de Dios quemará tus miedos

Hay ocasiones en nuestra vida en las que perdemos el aliento: el miedo, la angustia, la desesperación, la enfermedad, los conflictos, los problemas… Todo eso nos abruma y parece que nos fuera a ahogar. Y peor aún, el pecado, que nos mata el alma y nos aleja de Dios. ¡Es momento de invocar al Espíritu Santo! Él nos llenará con sus dones y nos ayudará a respirar el aire de paz que solo posee quien se encuentra con Jesús.

¿Te quedaste sin aliento? Pídele al Padre que insufle en tu nariz el aliento de vida; pídele a Jesucristo que sople sobre ti su Espíritu Santo. El fuego de Dios quemará tus miedos, tristezas, dudas o debilidades y arderá en tu interior la vida del Resucitado.

Texto bíblico base

Juan 20, 19-23 (leer).

Antiguo Testamento

Génesis 2, 7 (leer).

Salmo 104 (103), 29-30 (leer).

Salmo 143 (142), 7-10 (leer).

Nuevo Testamento

Hechos de los Apóstoles 2, 1-4 (leer).

1 Corintios 12, 3-11 (leer).

Efesios 3, 14-19 (leer).

Preguntas para meditar, reflexionar y orar
  1. ¿Cuáles son mis miedos? ¿Qué problemas me aquejan?
  2. ¿Cuándo fue la última vez que me confesé? ¿Deseo ser perdonado por Dios?
  3. ¿Me doy cuenta que no puedo ser un buen discípulo de Jesús sin el Espíritu Santo?

2 comentarios en “¿Te quedaste sin aliento?

  1. Espíritu Santo ven, Espíritu Santo ven, Espíritu Santo ven y quédate con nosotros. Que la gracia del Pentecostés ilumine nuestra vida y nuestro diario vivir sea un constante reflejo de que habitas en nosotros.
    Que nuestra mente y nuestro corazón estén siempre prestos a escucharte atentamente y dejarte actuar. Que seas tú y no nosotros. Señor que a pesar de los obstáculos, nunca nos cansemos de llevar tu palabra. 🙏🏻

    Me gusta

  2. El Espíritu Santo llegó y llegó para quedarse con nosotros
    El habita en nuestros corazones y nos llena para dejar los miedos
    Para dejar ese camino oscuro y lleno de temores y ser nuestra luz en todo momento
    Dejemos que nos ilumine dejando atrás los miedos y compartiendo siempre el mensaje Dios

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s