Porque también Cristo padeció una vez para siempre por los pecados, el justo por los injustos, para llevaros a Dios. Fue muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu.

Fragmento de: Universidad de Navarra. “Sagrada Biblia”. iBooks.