Según la presciencia de Dios Padre, mediante la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: gracia y paz en abundancia para vosotros

Fragmento de: Universidad de Navarra. “Sagrada Biblia”. iBooks.